martes, 18 de noviembre de 2008

Cayéndole a palos a la crisis

Hay que "caerle a palos" a esta crisis financiera y pienso que la única manera de hacerlo es trabajando. Inventando, creando. La gente inteligente se crece en los momentos de crisis, poniendo su mente a funcionar, creando proyectos. Eso: !creando proyectos! es la solución perfecta para aniquilar la crisis que se cierne sobre todo el mundo como un monstruo gigantesco e indetenible. Unas amigas periodistas, han decidido matar a la "jodida" crisis económica y han creado un proyecto formidable en el que han puesto todas sus esperanzas: es el primer portal de internet para la mujer. Se llama Cayena,( igual que la flor endémica de la República Dominicana) y puedes conocer más en http://www.cayena.com.do. Yulendys Jorge, es la fundadora e Itania María es la editora. Son dos excelentes periodistas y hermosos seres humanos. Espero que este proyecto sea bendecido y prosperado porque será en beneficio de todas las mujeres y hombres del alma noble que quieren un país mejor para todos y todas. !Que llueva el apoyo publicitario para Cayena! Adelante, éste es el tiempo de la gente buena y preparada profesionalmente. Muchas bendiciones a las bloguers Yulendys Jorge e Itania María.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encantó este artículo, "cayéndoloe a palos a la crisis", amiga, literalmente, jajajaja... gracias del alma por este apoyo, por hacerte eco de nuestros sueños. Sabes que tienes un espacio privilegiado en nuestros corazones, y en Cayena :)

Bendiciones.

FerzVladimirR dijo...

la pobreza (las crisis)como la riqueza son estados mentales, y se curan los que quieren curarse. las crisis ofrecen oportunidades excepcionales para aquellos que toman todo con un actitud mental positiva.

http://ferzgorich.blogspot.com/

Norberto Paulino dijo...

Siempre me gustan tus comentarios y soy un gran fanático tuyo. Mi padre es de Santiago Rodriguez y tuve la suerte de hacer mi 8vo año allá y la dicha de estudiar para las pruebas nacionales con tu Madre. Sin duda tienes mucho de ella, y debería sentirse orgullosa de su hija.