miércoles, 20 de mayo de 2009

Una demanda por cucaracha en majarete

Gissel Patricia Lebrón, fue el 31 de enero de este año a la tienda “La Sirena” de la Luperón. Allí se antojó de comprar dos majaretes de los que venden en el establecimiento para comerlos mientras paseaba por la tienda y compraba algunas cositas. Mientras disfrutaba del majarete recibió la desagradable sorpresa de encontrar casi congelada en el dulce una tremenda cucaracha. “Fue Terrible para mi vivir aquello”, dice la joven que armó tremendo escándalo en la tienda hasta que llegó un supervisor. Entonces comenzó una discusión entre Gissel y el empleado de la tienda llamado Félix Ozuna, que fue grabada por el hermano de la joven en un vídeo que aquí les cuelgo. En el mismo el empleado de la tienda admite que ciertamente hay una cucaracha en el majarete que compró la muchacha, pero ¿qué podemos hacer? “Es sólo una cucaracha, eso pasa aquí y donde quiera”, eso dijo el señor. Son de las cosas que dejan a una petrificada. La pobre Gissel, fue internada tras ser diagnosticada con trofozoitos blastocitis, una bacteria que es supuestamente producida por comer alimentos contaminados. “Dijeron que eso pasó porque la nevera tiene problemas pero eso estaba lleno de majaretes y gelatinas”, dijo. La joven de 22 años, presentó un cuadro de diarrea según nos dijo. En el Centro Médico Real certificaron que la joven estuvo ingresada en ese centro de salud el pasado 31 de enero en la unidad de emergencias con diagnóstico gastritis aguda epigastrica tras ingesta del majarete. Hoy día Gissel entabló una demanda contra este establecimiento comercial. “Esto va a llegar hasta donde tenga que llegar”. La tienda levantó un acta de no acuerdo para conciliar. Mientras Gissel dice que la única que se ha atrevido a denunciar algo así contra gente tan poderosa es ella. ¿Usted que piensa, ganará esta humilde joven el caso? ¿O pasará lo mismo que siempre pasa? ¿El pleito del huevo y la piedra? Juzgue usted con el video DALE UN CLICK video

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenooo es duro pasar por eso uahhhhhhhhhh

Anónimo dijo...

En realidad entiendo a ambos, tanto a Gissel por ser la afectada y al joven empleado por solo tratar de defender su empleo. A el se le presiono para poder ejecutar una demanda en contra de la tienda y al final estan las pruebas de Gissel haber sido tratada por ingerir alimentos contaminados. Espero tenga suerte y gane la demanda, seria un ejemplo para que las companias se preocupen por la calidad de productos que ofrcen y por el servicio a la hora de ofertar sus productos, ambas cosas se han ido perdiendo en la Rep. Dom.

Anónimo dijo...

Hola judith soy una fiel lectora tuya y ciertamente casi nadie se atreve a hacer este tipo de cosas por el proceso que conlleva mas bien pienso yo... te puedo decir que vivi en presencia propia algo parecido o bueh mas bien en dos ocaciones me ha sucedido que un dia fui con mi esposo a Taco Bell de la Lope de vega con Roberto pastoriza, el como siempre pide un burrito doble ( osea doble carne y demas ingredientes) tiene la costumbre de desenrrollarlo para verificar que realmente este doble, ese dia nos encontramos con dos tremendos GUSANOS negros VIVOS!!! eso es lo peor que le puede a pasar a una persona realmente no armamos ningun escandalo pero si se los enseñamos al supervisor que lo vio y se quedo como si nada, luego llame a salud publica y me dijeron que un inspector iria al lugar cosa que nunca se si fueron luego me llamo una gerente pidiendome disculpas y ofreciendome comer por un mes toodo lo que quisiera ASCO jamás!!!

Rosa L